Inteligencias Múltiples: Para mirarte mejor…

Inteligencias Múltiples

Inteligencias Múltiples: Para mirarte mejor…El impacto de la Teoría de Inteligencias Múltiples en la forma de ver a los estudiantes y de pensar la enseñanza
Prof. Gabriela Fernández Panizza

“Desde mi punto de vista, la esencia de la teoría es respetar las abundantes diferencias que existen entre la gente, las variaciones múltiples en las formas de aprender, los diferentes métodos de evaluación y el número incalculable de maneras que éstas pueden dejar una huella en el mundo”
Howard Gardner
Introducción
La teoría de Inteligencias Múltiples de Howard Gardner interpela la concepción tradicional de inteligencia que la considera como algo estático y medible a través de pruebas estándar de papel y lápiz, cuyo resultado indica el cociente intelectual[1].
H. Gardner sostiene que todos somos inteligentes de diferentes maneras porque poseemos ocho inteligencias funcionando juntas de manera compleja, algunas más activas que otras, y las podemos seguir desarrollando a lo largo de toda la vida. Estas inteligencias son un potencial psico-biólogico que se activa cuando necesitamos procesar información, queremos comunicar algo, resolver algún problema o crear productos que son valorados en nuestro entorno. Las experiencias vividas en el ambiente familiar, cultural y social influyen en su desarrollo.

[1]Según la Rae es el número que expresa la inteligencia relativa de una persona y que se determina dividiendo su edad mental por su edad física y multiplicando por 100.
• Inteligencia lingüística: es la capacidad para emplear palabras eficazmente, tanto en forma oral como escrita.
• Inteligencia lógico-matemática: es la habilidad para calcular, manejar las abstracciones y la lógica
• Inteligencia espacial: permite pensar en 3 dimensiones y percibir imágenes internas y externas, recrearlas, transformarlas o modificarlas, recorrer el espacio o ubicar objetos, producir y decodificar información gráfica
• Inteligencia kinestésico-corporal: permite al individuo manipular objetos con precisión, incorporar conocimientos o expresarse a través del movimiento corporal, el tacto y las habilidades físicas.
• Inteligencia musical: es la capacidad para percibir, distinguir, transformar e interpretar formas musicales y de ser sensible a las melodías, ritmo, armonía y tono.
• Inteligencia interpersonal: es la capacidad de comprender a los demás e interactuar eficazmente con ellos.
• Inteligencia intrapersonal: es la capacidad de percibirse a uno mismo y de utilizar dicho conocimiento para planificar y dirigir la propia vida
• Inteligencia naturalista: es la habilidad para discriminar entre los distintos seres vivos, observar, identificar, categorizar, secuenciar e interactuar con el mundo natural.
Cada inteligencia implica capacidades y habilidades particulares que se manifiestan por medio de una amplia gama de actividades, por ejemplo, la inteligencia kinestésico-corporal está tan desarrollada en un cirujano como en un deportista, un artesano o una bailarina; la inteligencia musical, tanto en el que ejecuta un instrumento como en la audiencia, en el ornitólogo que reconoce el canto da cada ave o el mecánico que sabe interpretar el sonido del motor.
¿Qué ves cuando me ves?
Nuestra forma de movernos por el mundo, nuestras preferencias, el estilo particular de resolver los problemas de la vida cotidiana son indicadores de cuáles son las inteligencias que ponemos en marcha ante cada situación, las que hemos desarrollado con mayor experticia a lo largo de la vida. Si bien todos poseemos las 8, no todas se desarrollan al mismo tiempo ni de la misma manera. Frente a un conflicto que nos preocupa… ¿Salimos a correr? ¿Leemos un libro? ¿Regamos el jardín? ¿Nos aislamos? ¿Llamamos a un amigo? Según nuestro perfil de inteligencias en ese momento optaremos por una u otra actividad.
En los chicos podemos observar algunos comportamientos reiterados que a veces nos resultan molestos, sobre todo si queremos explicar algo en una clase: el que no para nunca de hablar (Inteligencia lingüística) y hace permanentes comentarios a su compañero (Inteligencia Interpersonal), el que no puede quedarse quieto (Inteligencia Kinestésica), el que tararea y golpetea con el lápiz como si tocara la batería (Inteligencia Musical), el que rechaza el trabajo en grupo y quiere hacer todo solo (Inteligencia Intrapersonal), el que garabatea los márgenes de las hojas, las mesas… (Inteligencia espacial), el que interrumpe con sus “por qués” e interminables argumentaciones (Inteligencia lógico-matemática), el que mira extasiado la tela de araña en la ventana ¡en lugar de mirarnos a nosotros! (Inteligencia Naturalista).
Si miramos a nuestros chicos desde una perspectiva tradicional de inteligencia, que valora las habilidades lógico-matemáticas y lingüísticas por sobre las otras, probablemente nos encontremos con muchos chicos a los que consideramos poco inteligentes porque no “encajan” dentro de este molde, inclusive podemos decir que algunos tienen problemas de aprendizaje y derivarlos a un especialista. Einstein en sus días de escuela era considerado un alumno mediocre y, sin embargo, una vez fuera del sistema educativo, demostró ser mucho más inteligente que sus compañeros más aplicados.
Ahora, si en cambio lo hacemos desde la perspectiva de las Inteligencias Múltiples, veremos que detrás de cada uno de estos comportamientos se esconde un potencial a desarrollar, tal vez un talento. Podremos aprender a detectar cuáles son las fortalezas de nuestros alumnos y en base a eso elaborar estrategias variadas que permitan que el camino hacia el conocimiento resulte más sencillo, accesible y eficaz, convertir nuestras clases en experiencias cristalizantes que logren despertar las distintas inteligencias, aprovechando el potencial innato de cada uno para aprehender el mundo y evitar realizar experiencias paralizantes que las bloqueen.
Cada una de estas inteligencias es una puerta por la cual ingresan los conocimientos. Cada una de ellas es como una ventana por la que cada uno observa la misma realidad por medio de códigos diferentes. El hecho de conocerlas y poder identificarlas nos puede ayudar a entender mejor a nuestros alumnos y a ofrecerles un ámbito de desarrollo para sus potencialidades.

Prof. Gabriela Fernández Panizza – Oradora CIIPE 2018

FacebookTwitterGoogle+Share